El PRIDE POSITIVO propone el despliegue de una serie de acciones públicas para llamar la atención sobre la persistencia del estigma y la discriminación asociada al VIH tras más de cuatro décadas de pandemia y poner en valor 40 años de activismo y resiliencia.

El PRIDE+ nace de y para las personas que viven con el VIH y que han participado en todas las acciones y actividades del proyecto, desde su diseño a su materialización.

El PRIDE+ se articula en torno a 4 ejes de acción: Cultural, deportivo, formativo y reivindicativo, siendo este último el eje transversal que lo vertebra y dota de sentido. Todas las actividades  se efectuarán durante el otoño de 2022 en Madrid, coincidiendo con el 20 aniversario de la fundación de la Coordinadora Estatal de VIH y Sida (Cesida), entidad promotora del proyecto.

La acción que culminará el PRIDE+ será una manifestación por el centro de Madrid el 19 de Noviembre DE 2022. Esta manifestación se propone como una suerte de “salida del armario” masiva de las personas con el VIH y una oportunidad de solidarizarse con el colectivo para los distintos agentes sociales, políticos, civiles y culturales.

Con la organización del  PRIDE+ pretendemos, a través de jornadas, exposiciones, ciclos de audiovisuales, obras de teatro, eventos deportivos y una gran manifestación reivindicar a las personas con el VIH como parte importante de la sociedad. Desde la convicción de que promover la VIHsibilidad y la acción de las personas con el VIH es un acto de dignidad y una herramienta esencial para disminuir la discriminación y el estigma.

Por qué hace falta un PRIDE + en España

Visibilidad=Dignidad

Tras 40 años desde la aparición del VIH, el estigma y la discriminación hacia las personas con este virus sigue presente. Siguen existiendo normativas y legislaciones discriminatorias y anacrónicas que limitan sus derechos, así como el acceso a bienes y servicios, a las personas afectadas.

Según datos del último estudio sobre Creencias y actitudes de la población española hacia las personas con VIH (2021):

  • El 10 % de los españoles manifiesta que no mantendría ninguna relación con una persona con VIH, un 36.3 % se sentiría incómoda si un compañero de su hijo tuviera VIH y un 8 % sigue apoyando mediadas de segregación para este colectivo.
  • Aproximadamente uno de cada trescientos españoles/as vive con VIH, sin embargo, un alto porcentaje de la población manifiesta que no conoce a ninguna persona con VIH. Esto se debe a que muchas personas con el virus no comparten su situación con amigos o compañeros de trabajo por miedo a la discriminación o a perder el trabajo, situaciones que lamentablemente siguen ocurriendo.
  • Demasiadas personas con el VIH viven lo que solo tendría que ser una patología crónica como una realidad con sentimientos de miedo, culpa, soledad y auto estigma.

Vivir con el  VIH no es,  per se, un rasgo identitario, no es algo de lo que te puedas sentir o dejar de sentir orgulloso/a/e. Sin embargo, sentimos orgullo por la aportación de las personas con el VIH a la respuesta global a esta pandemia y de las conquistas en igualdad, dignidad y derechos de las poblaciones vulnerables.

En los últimos años estamos siendo testigos del resurgir de discursos reaccionarios, machistas, LGTBIfóbicos, serófobos y xenófobos que pueden suponer un retroceso en esa conquista de derechos, a la vez que vemos el final de esta pandemia cada vez más cerca.

Es hora de que tomemos la voz. Nuestra voz, con ORGULLO POSITIVO.

“Nadie hablará de nuestro estigma cuando seamos VIHsibles.”

El Pride Positivo y su compromiso por trabajar para la consecución de los Objetivos de Desarrollo sostenible:

odspride

LOS ORÍGENES DE LA PANDEMIA DEL VIH HASTA HOY

Hace más de cuarenta años, el 5 de junio de 1981, se diagnosticó el primer caso de sida. Desde sus inicios, la infección por VIH y el Sida trascendió lo biológico para convertirse en un fenómeno político y social con una alta carga moralizante, discriminatoria y estigmatizante, que culpabilizaba a las personas afectadas.

Empezó a denominarse peste rosa, cáncer gay o enfermedad de las cuatro haches, en referencia a los homosexuales, heroinómanos, hemofílicos y haitianos, que eran los grupos de personas a los que se pensaba en aquellos años que afectaba.

La historia de estos cuarenta años de pandemia ha estado llena de luces y sombras. Hemos pasado de aquel lamentablemente famoso slogan SILENCIO=MUERTE que el grupo activista ACT UP tomó como imagen central de la campaña en lucha contra el VIH/Sida, al esperanzador INDETECTABLE=INTRANSMISIBLE, que desde el entorno comunitario se promueve como mensaje para reducir el estigma de la sociedad y autoestigma de las personas con el VIH.

La respuesta al VIH se ha constituido como un catalizador en la conquista de derechos de las minorías sexuales, de las mujeres y las niñas, de las personas excluidas, migrantes, en situación de prostitución, de las personas privadas de libertad, de las usuarias de drogas, del derecho universal a la salud y el acceso global a tratamientos. La respuesta al VIH ha sido desde sus inicios básicamente una cuestión de derechos humanos.

PATROCINADORES Y COLABORADORES

La organización de este evento con todas sus actividades ha sido posible gracias a la colaboración y patrocinio de empresas y administraciones públicas a las que queremos agradecer su involucración para hacer posible el primer PRIDE POSITIVO de España. ¡Gracias por vuestro compromiso con una sociedad más justa!

odspride

Colaboradores:

marca_madrid_azul_digital

Patrocinadores:

Otros Colaboradores: