Cuatro personas con el VIH protagonizan la campaña que da el pistoletazo de salida del PRIDE POSITIVO. Con el PRIDE+ queremos visibilizar a las más de 150.000 personas con el VIH en España que todavía sufren el estigma y la discriminación basados en prejuicios anclados en los primeros años de la pandemia. En los años 80, tener VIH era un diagnóstico de muerte, pero en la actualidad es una infección con tratamiento y cronificada, es decir, las personas con VIH llegan a ancianos y tienen una esperanza de vida similar al resto de la población. También pueden tener relaciones sexuales sin riesgo de transmitir el virus (Indetectable=Intransmisible) y tener hijos.

¿Quieres conocerlas?

Irene Picallo

Irene tiene 25 años, es voluntaria en la ong Stop, en la que participa principalmente en la comisión de Mujeres LBT, y es miembro de la junta ejecutiva. Vihsible desde hace un año, Irene se infectó de VIH durante la pandemia de la covid-19 y estuvo el primer año sin hablar de esto con nadie. “Fue un tiempo muy difícil. Di el paso para contarlo y vihsibilizarme porque por mi salud mental tenía que compartirlo”, explica Irene. “El PRIDE+ es una iniciativa increíble para eliminar el estigma hacia las personas seropositivas y que tanto daño nos hace”, continua Irene. “Es difícil vivir con miedo a que nuestro entorno cercano y la sociedad en general nos rechace. Este rechazo también se vive desde las instituciones y a nivel laboral”. En España se estima que hay más de 150.000 personas con VIH, aunque pocas lo dicen. “Somos muches, y no quisiera que nadie tenga que pasar por el proceso que yo viví, por eso me vihsibilizo”.

Kike Poveda

Kike recibió el diagnóstico de VIH en el año 86, cuando tenía 26 años. En aquellos años tener VIH era una “sentencia de muerte”. Fueron años duros y son muchos los amigos que no están ya aquí para contarlo. “Estuve esperando la muerte hasta 1996”, explica Kike. “Entonces fui normalizando mi vida y comencé a tomar la TARGA. Al principio era una medicación muy fuerte, con 16 pastillas diarias”. En la actualidad, los medicamentos antirretrovirales son más efectivos y han reducido sus efectos secundarios. “Ahora estoy pasando por una época feliz, me siento eutímico (ni con euforia, ni con depresión), tengo mi piso en Chueca, me levanto todas las mañanas para hacer gimnasia y trabajo en casa o colaboro con la Fundación 26 de diciembre. “En breve estrenamos “Círculo rojo”, una pieza para hablar de las personas que hemos sobrevivido al VIH y queremos contar nuestra experiencia”, explica Kike, que pertenece al grupo de teatro Los chicos de Denver.

Oliver Marcos

Oliver Marcos tiene 29 años, es educador en el Comité Antisida de Salamanca y hace 4 años le diagnosticaron VIH de manera tardía, es decir, ya tenía el sistema inmunitario debilitado. Marcos subraya que a la vez que el VIH le diagnosticaron ‘culpa’: “Que me tengo que sentir culpable, que qué habré hecho yo, que esto me lo merezco, ¡haber tenido más cuidado!... Es muy injusto que, en el año 2018, con toda la información que ya había al respecto, todavía tuviera que cargar con esa culpa y esa vergüenza”. Su motivo para dar la cara en esta campaña es que “con el PRIDE+ vamos a mostrar la VIHvisibilidad como algo positivo, que no pasa nada, que aquí estamos, que somos muchas personas las que tenemos VIH y que tenemos una vida súper feliz, súper plena y sin ninguna dificultad. Y las personas que no la tengan, hay que conseguir que también puedan tenerla”.

Arancha Barreiro

Arancha ya ha dejado los nervios atrás. En diciembre fue la primera vez que dijo en público que tiene VIH. Hace 32 años que recibió el diagnóstico, pero solo lo había compartido con la gente más cercana. Ahora ha decidido dar el paso porque es importante para ella, para el colectivo al que pertenece y “para la sociedad en general”. El PRIDE+ es una iniciativa que pretende visibilizar a las personas seropositivas y acabar con la discriminación que, tras más de 40 años después del primer caso, aún sufren. "Las cosas que no se ven parece que no existen. Somos un número de población bastante importante y hay que hacer que la sociedad lo tenga presente. Todo el mundo mira para otro lado", explica Arancha, que estudió enfermería y es técnica en el Comité Antisida de Asturias.

¿Quieres dar la cara al VIH y ser también protagonista de esta campaña?

CONTACTA A TRAVÉS DE ESTE FORMULARIO

También puedes participar compartiendo la campaña en tus redes sociales.

¡Descarga los materiales para hacer tu propio cartel Pride+! (PRÓXIMAMENTE)