Menú Cerrar

El boletín de Clinica Legal aborda cómo ha afectado la COVID19 al VIH y los flujos migratorios

Consultas recibidas en Clínica Legal en 2020

Desde la Clínica Legal de CESIDA se realiza un trabajo de asesoramiento en temas de derecho migratorio y reconocimiento de derechos sanitarios para las personas migrantes.

El año pasado se recibieron 225 consultas. De las cuales, el 34% fueron remitidas por personas con nacionalidades diferentes a la española, y en concreto el 28% fueron realizadas por personas de países no pertenecientes a la UE. En relación a este último porcentaje, el 90,3% son consultas procedentes de países de Latinoamérica.
La atención sanitaria en muchos de los países en Latinoamérica se caracteriza por la segmentación de los sistemas de salud. Debido a la situación de estos países, la mayor parte de las personas que contactan con Clínica Legal refieren la no posibilidad de mantener un acceso regular al tratamiento antirretroviral (TAR). Por este motivo, solicitan información sobre cómo emigrar de forma regular a España y cómo acceder al sistema público de salud para obtener el TAR. En Latinoamérica específicamente se denuncia la falta de acceso a la farmacología adecuada y TAR menos avanzados con una toxicidad alta. 

 

LA RESPUESTA AL VIH EN EL MARCO DE LA OTRA PANDEMIA

La pandemia por el COVID-19 ha puesto de manifiesto la fragilidad de los sistemas de salud, exacerbando las profundas y persistentes desigualdades económicas y sociales con consecuencias derivadas que alcanzan hasta la esfera de los derechos humanos en muchas de nuestras sociedades.
Cuatro décadas atrás y frente a la necesidad de dar respuesta a la pandemia de VIH, el mundo también se enfrentó a una crisis inédita, multifacética y con repercusiones profundas más allá de lo sanitario.

La pandemia por el COVID-19 ha tenido, y continúa teniendo, derivaciones indiscriminadas entre la población mundial y fue claro desde sus inicios que el profundo impacto negativo a nivel sanitario, social y económico dejaría una huella aún mayor en personas y comunidades que, previo a la pandemia, ya se encontraban en situación de vulnerabilidad incluyendo a las personas que viven con VIH, afectadas por el VIH y poblaciones clave.

Desde ONUSIDA, y teniendo en cuenta que la escala de afectación por la pandemia de la Covid-19 se incrementó en la región de América Latina y el Caribe, en abril de 2020 se lanzó una Encuesta sobre el impacto del COVID-19 entre personas viviendo con VIH en la que participaron más de 2.300 personas residentes en 28 países de América Latina y el Caribe, y la misma arrojó una serie de hallazgos muy preocupantes sobre el estado de afectación de la pandemia por el COVID-19 sobre las personas con VIH. Entre los datos más relevantes se destacan:

  • 5 de cada 10 personas manifestaron dificultades para obtener su tratamiento ARV.
  • Sólo 3 de cada 10 encuestados refirió contar con tratamiento ARV para más de 2 meses.
  • 49% de las personas con VIH informó contar con tratamiento ARV para un mes y 2 de cada 10 NO tenía para terminar el mes.
  • Casi 7 de cada 10 personas manifestaron que para no interrumpir su tratamiento ARV necesitaron contar con una forma segura y confidencial de obtener los mismos.
  • Sólo el 17% de los encuestados podía disponer de la entrega de ARV hasta su domicilio.

Artículos relacionados