Menú Cerrar

Dónde hacerse la prueba del VIH

Conocer tu estado serológico es un acto para cuidar de tu salud y de la de los demás. Protegiéndote tú mediante chequeos periódicos de VIH, VHC e ITS cuidas no solo de ti, sino también de tus parejas sexuales, y ayudas a prevenir que estas infecciones se extiendan a otras personas.

En 2017 hubo en España cerca de 4.000 nuevas infecciones. Más del 80% de ellas se produjeron por vía sexual, es decir, por mantener relaciones sexuales sin métodos de protección (preservativo femenino/masculino). Además, el 47,6% de ellos han sido diagnósticos tardíos, esto quiere decir que la infección ya estaba más avanzada y, por tanto, el sistema inmunitario más debilitado.

Por ello, te aconsejamos hacerte la prueba siempre que tengas una práctica de riesgo, ya que saber tu estado serológico cuanto antes va a mejorar tu calidad y esperanza de vida.

¿Cómo es la prueba del VIH?

  • La prueba del VIH es rápida y segura. Además, es anónima y su resultado es confidencial.
  •  Tipos de pruebas: hay pruebas que se realizan con una muestra de sangre y otras con muestras de saliva. Son igual de fiables.
  • Tiempo de espera: Con las pruebas rápidas que se realizan en algunos centros comunitarios puedes tener el resultado en unos 20 minutos. Si vas al centro de salud los resultados suelen tardar una semana.

¿Qué pasa si el resultado del test  del VIH resulta positivo?
Saberlo te permite tomar la decisión de comenzar cuanto antes con el tratamiento antirretroviral, que mejora tu calidad y esperanza de vida. El VIH ya no es una enfermedad mortal, como lo era en los ochenta. Siguiendo el tratamiento se puede llevar una vida normal y, en la mayor parte de los casos, con el tratamiento la carga viral se reduce hasta hacerse indetectable y no se transmite el virus.

¿Qué pasa si el resultado del test  del VIH resulta negativo?
Si el resultado de la prueba es negativo te, permite pensar cómo quieres seguir cuidando de tu salud sexual y cómo protegerte frente al VIH y otras ITS. Un resultado negativo no significa que se seas invulnerable al VIH, por tanto es conveniente que continúes haciéndote pruebas de manera regular si tienes prácticas sexuales sin protección.

Una práctica de riesgo es cualquier relación sexual sin protección

Una práctica de riesgo es cualquier tipo de relación sexual no protegida en la que no podamos asegurar si nuestra pareja o parejas sexuales tienen el VIH.

¿Cuándo tengo que hacerme la prueba?

Tras una práctica de riesgo se debe acudir a los centros donde se realiza la prueba del VIH para que los profesionales de las ONG y de los centros sanitarios valoren el caso específicamente y tomen las medidas oportunas. Se recomienda realizarse la prueba pasados al menos 6 semanas de la práctica de riesgo porque el organismo puede tardar entre 2 y 6 semanas en producir una cantidad detectable de anticuerpos para que la prueba sea fiable.

En centros comunitarios

Aquí puedes ver las ONG de CESIDA que tienen el servicio de realización de la prueba del VIH de forma gratuita en las diferentes comunidades autónomas. También puedes acudir a tu centro sanitario y solicitar la prueba del VIH a tu médico de cabecera. Además, también tienes disponible el autotest del VIH de venta en farmacias, por si prefieres hacértela en tu casa.

En este listado puedes consultar las organizaciones que realizan la prueba en España:

En casa

Si lo prefieres también puedes hacerte la prueba en casa mediante el autotest VIH, que cuenta con un servicio de atención telefónico. Nuestro equipo de profesionales expertas en salud sexual te atenderán y responderán cualquier pregunta que tengas. No te cortes en llamar al 900 102 833. Estamos contigo

  • El autotest del VIH es un kit de autodiagnóstico para la detección del VIH que puedes usar tú solo en casa, sin necesidad de tener conocimientos sanitarios.
  • Es fiable para detectar una infección por el VIH que se haya producido hace más de tres meses. Es decir, tienen que haber pasado 3 meses desde que tuviste la práctica de riesgo (una relación sexual sin protección, haber compartido agujas, etc.)
  • Sólo detecta la infección por VIH, ninguna otra infección de transmisión sexual (ITS).
  • El resultado tarda 15 minutos y solo necesita 1 gota de sangre.
  • En el envase están las instrucciones para guiarte en el proceso de autodiagnóstico.
  • La fiabilidad del test para diagnosticar a personas infectadas por el VIH es del 100%.

Para tener más información puedes consultar la página del autotest VIH, en dónde puedes ver cómo comprarlo, tanto presencialmente en farmacias como a través de venta online.

En tu centro de salud

En los centros de salud españoles la prueba del VIH se realiza de manera gratuita. De modo que puedes solicitar cita con tu médica o médico habitual y pedir una prueba del VIH. No tienes que darle motivos ni explicaciones para solicitarla y, por supuesto, el resultado es confidencial.

En el sistema sanitario español está extendida la prueba ELISA de cuarta generación, que ofrece un resultado fiable a los 45 días de la práctica de riesgo.

Profilaxis Post-Exposición

La profilaxis post-exposición  (PPE) es una medida de prevención dirigida a evitar el desarrollo de la infección por el VIH tras una exposición accidental al virus, por vía sexual o parenteral (el contacto no deseado ni esperado que se produce con un fluido potencialmente infectante por vía parenteral ya sea a través de una lesión percutánea, por piel no intacta o por membranas mucosas como las de boca, ojos, vagina o recto).

La PPE consiste en un tratamiento con fármacos antirretrovirales durante 28 días, debe iniciarse lo antes posible, preferiblemente en las 6 primeras horas tras la exposición al VIH y siempre antes de transcurridas 72 horas.

La PPE no debe suplir a la prevención primaria del VIH y sólo debe considerarse en situaciones excepcionales que se producen de forma esporádica. Si se realizan prácticas de riesgo de manera frecuente es recomendable informase sobre la PrEP (profilaxis pre-exposición) que es un tratamiento preventivo continuado.

Cada situación debe ser analizada de forma individualizada, y la decisión última tomada conjuntamente entre médico y paciente, una vez valorados los riesgos y los beneficios. El médico también valorará el riesgo de transmisión de otras infecciones.

El tratamiento pautado en la PPE no garantiza que la infección por el VIH no se produzca. Además, puede tener efectos secundarios.