Menú Cerrar

Mujeres Vihvas | Entrevista a 4 mujeres integrantes de la comunidad virtual

Entrevistamos a Monste Viana, Ana Rosa González, Arancha Barreiro y Loly Fernández, todas ellas participantes en la comunidad de Mujeres Vihvas. Hace 2 años Cesida plantó la semilla para crear un espacio dedicado a las mujeres con el VIH, porque en una epidemia tan masculinizada como la del VIH, ellas tienen necesidades distintas y era preciso ofrecerles un lugar de encuentro que ellas han ido creando y dando forma según han querido. En su opinión, ¿cuál es el resultado? Un espacio referente para mujer con el VIH de crecimiento, empoderamiento y sororidad. 

¿Por qué decidiste unirte a una comunidad virtual para mujeres con el VIH?

Ana Rosa: Cuando yo me enteré de que iba a existir este grupo me alegré porque en el entorno donde yo vivo no me relaciono con nadie con VIH, y menos con mujeres. Me pareció que era un espacio en el cual compartir, vivir, reunirnos y apoyarnos las unas a las otras.

Loly: Decidí unirme a esta comunidad virtual de mujeres con VIH porque creo que era el proyecto ideal para el momento que estábamos viviendo. La pandemia de la covid-19 fue un cambio radical en nuestra manera de funcionar, de relacionarnos. Suspendimos o limitamos las relaciones presenciales y Mujeres Vihvas fue una forma de conexión maravillosa de mujeres con VIH. Es necesario contar con estos espacios para compartir, para aprender, para crecer, para estar unidas…Porque estando unidas siempre vamos a ser más fuertes, sobre todo en una sociedad y en un contexto en el que una infección como el VIH está tan masculinizada. Las mujeres también tenemos VIH, y una comunidad virtual es el marco perfecto para nuestras necesidades. Desde el inicio me pareció la mejor fórmula para mantener esta conexión y conseguir todo lo que se ha desarrollado posteriormente. Cuando me llegó la información desde Cesida no me lo pensé. El saber que podíamos tener una forma de estar conectadas, aunque fuera  a través de la pantalla o del foro, daba igual… Lo importante era seguir en conexión con mujeres con VIH. Aportar y que me aportaran, porque todas aprendemos cada día.  

¿Por qué crees que hacen falta espacios solo para mujeres con el VIH?

Arancha: Yo decidí unirme a una comunidad virtual para mujeres con el VIH porque creo que es mi momento para poder sumergirme en el mundo del VIH y poder tener un activismo más tangible. Me permite llegar a muchas partes con ejemplos reales, con experiencias…Y a la vez permite que las mujeres con VIH tengamos otra perspectiva de que hay muchísimas cosas más de las que hacemos en torno al VIH. Podemos darnos cuenta de que el VIH es una patología que tenemos y me gusta poder colaborar en la divulgación y conocimiento basados en una experiencia propia 

Loly: Estos dos años han sido una experiencia muy enriquecedora. Ha sido una oportunidad de volver a conectar con mujeres que hacía tiempo que no nos veíamos, que nos habíamos conocido en alguna jornada o curso presencial en alguna parte…. También el conocer a otras muchas mujeres que además estaban pasando una situación difícil, de soledad, de aislamiento, o de un diagnóstico reciente o de no saber cómo afrontar tantas emociones.

Para mi han sido dos años de enriquecimiento personal. Porque todo lo aprendido de las mujeres, de los talleres, de la web, del foro… Me sirve para llevarlo a la práctica en el día a día. El hecho de que éramos nosotras, las mujeres, las que proponíamos y decidíamos, era poner en primer lugar a las mujeres con el VIH y darnos nuestra valía y nuestro reconocimiento. Las mujeres tenemos problemáticas y necesidades diferentes. Y aquí las tratábamos y se tenían en cuenta.

¿Qué encontraste en Mujeres Vihvas que no tenías en otros espacios?

Montse:  Un espacio hecho por y para mujeres, que me ofrecía la oportunidad real de participar, tanto en la toma de decisiones, como en la aportación de iniciativas.

Arancha: En mi opinión hacen falta espacios para mujeres con VIH porque no existen. En España no tengo constancia de ningún espacio como el que hemos creado. Es importante porque en él tenemos una seguridad, una complicidad, que facilita tener una ayuda terapéutica, porque verbalizar todas las dudas, todo lo que a veces nos viene a la mente es muy importante. Las personas con el VIH somos un poco “víctimas” de no poder hablar de este tema, incluso hay mujeres que no lo hablan con absolutamente nadie. También hay hombres, pero en este caso estamos hablando de mujeres. Y por eso me parece importantísimo la creación de estos espacios.

Ana Rosa: En Mujeres Vihvas encontré y sigo encontrando mujeres maravillosas, que a pesar de todo lo que han pasado en su vida por tener el VIH, son fuertes y valientes y continúan adelante y comparten experiencias, lo que a la vez nos ayuda a las demás a sentirnos reconfortadas y a seguir para adelante.

¿Qué han significado a nivel personal estos dos años perteneciendo a una comunidad virtual de mujeres con VIH? ¿Cuál es el balance?

Montse: Lo primero salir de mi aislamiento. Vivo en el medio rural, y en mi comarca las pocas personas que se que viven con VIH lo ocultan y no quieren tocar el tema ni de lejos, por miedo a la estigmatización y sus consecuencias.

Después, encontrarme con otras mujeres que viven los mismos problemas, experiencias y necesidades que yo, verme reflejada en ellas, apoyada y fortalecida.

También actualizarme en muchos aspectos del VIH que desconocía o de los que conocía poco.

El balance es súper positivo: he aprendido mucho en facetas variadas, he hecho nuevas y valiosas amistades, he crecido como persona, me siento empoderada y orgullosa de mi condición de VIH positiva.

Loly: El balance es totalmente positivo. Mi bagaje con el VIH se remonta a hace más de 30 años y de ellos más de 25 en el Comité Antisida de Asturias (CCasipa), pero siempre me ha gustado aprender y compartir, y en ese proceso sigo. Las formaciones que recibimos de temáticas y aspectos relacionados con el VIH y la mujer, que nosotras mismas elegimos, reforzaron y ampliaron mis conocimientos previos. Siempre se aprende algo nuevo. En el foro creamos hilos y temas de conversación, de temas que proponemos también, es una fuente informativa que crece y crece.

Sobre las amistades se crean conexiones y vínculos muy chulos. Retomas relaciones antiguas o inicias nuevas. Es un gustazo cuando una mujer nueva se incorpora, el clima que se crea, de escucha, de apoyo. Para mí el crecimiento personal y el empoderamiento han ido a la par. Es verdad que llevo años trabajándolo y que es un trabajo constante, y esta comunidad me ha ayudado a reforzarlo.

Ana Rosa: Para mis estos dos años han sido dos años de compartir, he hecho nuevas amistades que han crecido en la distancia. Son mujeres maravillosas. He aprendido tanto de ellas como de los talleres que se han impartido en “Mujeres Vihvas”. En cuanto a crecimiento personal, me siento con más fuerza y ganas de seguir para adelante. Me siento más empodera por todo lo que he compartido y han compartido conmigo todas mis nuevas amigas con el VIH.

¿Cómo te ha marcado ser parte del grupo motor para la creación de la comunidad? ¿Qué ha sido lo que más te ha motivado o ilusionado?

Loly: Me ha hecho sentir orgullosa de lo que hemos creado y conseguido. Y súper orgullosa de que yo haya sido una parte de lo logrado hasta ahora y de todo el proceso. Lo que fuimos aportando y ver dónde hemos llegado. Ver que se siguen uniendo mujeres, y que yo quiero seguir siendo parte de esta comunidad. Me ha hecho corroborar que, aunque somos diferentes (porque no es lo mismo una mujer de ciudad que de una zona rural, ni una mujer que lleva 30 años con la infección que una recién diagnosticada; nos diferencia la edad, al cultura, el origen…), también está claro que el VIH nos ha unido y que todas esas diferencias nos hacen más fuertes.

Arancha: Para mí a nivel personal la comunidad virtual de mujeres con VIH ha sido una fuente de absorción de buenas energías. He podido entender que se pueden hacer grandes cosas en la distancia, través de zoom, de WhatsApp…Hemos aprendido muchísimas cosas, desde sexo hasta derechos, pasando por temas laborales o empoderamiento. Me ha parecido una total riqueza poder participar en esta comunidad.

El balance de amistades y crecimiento personal es increíble. Es como haber pasado un montón de años en directo, con una presencia física, y eso que hemos estado lejos. Hemos hecho amistades, hemos tejido una red sólida en la que todas aportamos. Hemos sido capaces de crear un proyecto, que a mi juicio es excelente. Y que hemos crecido personalmente desde el interior de poder charlar, de hablar abiertamente en un espacio seguro…hasta poder adquirir destrezas informáticas, por ejemplo, con la creación de contenidos para redes sociales. ¡Mi nota paraMujeres Vihvas es un 100 sobre 10!

Montse: Me siento parte de la comunidad y siento a la comunidad como parte de mí. Un trocito de la web y de este maravilloso proyecto soy yo. Cada pasito que hemos ido dando, cada minuto de trabajo dedicado, ha estado pleno de ilusión y motivación.

Lo que más me ha motivado e ilusionado es que todas y cada una de las que hemos participado hemos tenido capacidad de opinar, sugerir, elegir y decidir que queríamos hacer y cómo hacerlo, de forma consensuada, igualitaria y libre. 

El proceso ha estado adaptado en todo momento a la disponibilidad de cada una de nosotras para participar y al deseo de hacerlo.

En resumen, ¿qué es para ti Mujeres Vihvas? ¿Qué lo hace especial?

Ana Rosa:  Para mi Mujeres Vihvas es un grupo de mujeres con el VIH las cuales nos reunimos para compartir experiencias de nuestra vida, tomar café juntas, contar nuestras vidas, hablar de temas que nos preocupan, buscar soluciones a esos temas, sobre todo temas relacionados con ser mujeres. Y lo que le hace especial es que estamos muy unidas. Todas son mujeres, con  su vida personal y profesional, pero tenemos en común tener VIH. Unas lo han sabido llevar mejor, otras un poquito peor, pero entre todas intentamos que los momentos que compartimos estemos a gusto y felices entre nosotras.

Arancha:  Para mi “Mujeres Vihvas” es como un pequeño hijo. Nos hemos unido todas las mujeres. No ha habido ninguna discordia. Todo ha sido unión para llegar a un fin. Ha sido muy enriquecedora, como pocas que he tenido en la vida. La verdad es que estoy encantada de estar aquí. ¿Cómo no va  a ser especial? Hemos abierto una ventana para poder hablar de lo que queremos, de lo que nos apetece y de lo que necesitamos. ¿Quién no lo encontraría especial?

Montse: Mujeres VIHvas  es una comunidad online creada por y para mujeres positivas. Un espacio seguro donde compartir:  experiencias, inquietudes, emociones,  dudas, ayuda, risas, tristezas, alegrías…  Para formarse e informarse, para abolir estigmas;  para crecer y transformar  los miedos en resilencia y la marginación en empoderamiento.

Loly: El proceso ha sido emocionante y gratificante. Trabajar con mujeres con VIH, cada una aportando sus conocimientos y creatividad. Ha sido un proceso muy natural. Desde luego contar con el apoyo de Cesida en todo momento y cómo se construía la comunidad por y para nosotras. En resumen, una gran experiencia que es necesario que perdure y que crezca.  

 

Artículos relacionados