Menú Cerrar

Expertos abogan por un cambio en el modelo de atención a las personas con VIH en España en el evento “National Policy: 1 programa, 151.387 personas”

  • En 2017 nació National Policy: un proyecto multidiciplinar que surge de la necesidad de cambiar el modelo de atención a las personas con VIH en España.
  • El evento online “National Policy: 1 programa, 151.387 personas” coordinado por SEISIDA, GeSIDA y CESIDA con el apoyo de la compañía ViiV Healthcare, se presentó el 26 de mayo.
  • Diferentes responsables de los Planes Autonómicos de SIDA de toda España han estado presentes en el encuentro virtual donde se han expuesto los objetivos del proyecto National Policy, el modelo propuesto de atención a las personas con VIH, así como los diferentes documentos y herramientas desarrollados para poder actuar y así avanzar hacia el cumplimiento de los objetivos 95-95-95 de ONUSIDA para 2030 y mejorar la calidad de vida de las personas con VIH.

Madrid, 27 de mayo de 2021La Sociedad Española Interdisciplinaria del SIDA (SEISIDA), el Grupo de estudio del SIDA (GeSIDA) y la Coordinadora Estatal de VIH y SIDA (CEISIDA), con la colaboración de ViiV Healthcare, han presentado el evento online “National Policy: 1 programa, 151.387 personas”. El objetivo de la jornada ha sido animar a la implementación del ‘Modelo óptimo de atención a pacientes con VIH’ y recordar la necesidad de volver a incluir el VIH en la agenda política y en la conciencia social.

Al encuentro se han unido los diferentes responsables de los Planes Autonómicos del SIDA y las entidades organizadoras han establecido la hoja de ruta para poner en marcha diversas estrategias combinadas que permitan avanzar en los objetivos 95-95-95 de ONUSIDA para 2030.

El proyecto National Policy

La transición de la epidemia del VIH desde una enfermedad letal de corta evolución hasta una enfermedad crónica ha establecido nuevos retos asistenciales y organizativos. Además, este nuevo escenario ha exigido una reflexión de todos los actores que participan en el cuidado de las personas con VIH para poder enfrentarse a los nuevos desafíos que se plantean actualmente.

Bajo este escenario, nació en 2017 National Policy: un proyecto multidisciplinar de gran calado en el que participan representantes de los diferentes agentes implicados en el cuidado de la infección por VIH para plantear soluciones que recogen intervenciones concretas y validadas que permitan enfrentar con decisión los retos pendientes identificados.

Desafíos que continúan sin soluciones

Este año se cumplen 40 años de los primeros casos de sida. En España en la actualidad un total de 151.387 personas viven con VIH, según la última estimación publicada por el Plan Nacional sobre el Sida. De hecho, se estima que diariamente entre 8 – 9 personas son diagnosticadas, siendo la mitad de estas en fase tardía. En este sentido, la tasa global de nuevos diagnósticos de VIH es superior a la media de la Unión Europea y de los países de Europa Occidental.  

Para los expertos implicados en este proyecto, estas cifras sugieren que los esfuerzos vertidos en contener esta infección no están dando las soluciones adecuadas. Si bien las personas con VIH han experimentado una gran mejora en su calidad de vida gracias a los avances en el tratamiento antirretroviral, la cronificación de la enfermedad requiere un abordaje integral del paciente con VIH; resulta fundamental evolucionar del actual modelo de atención, fragmentado y basado en estructuras, a una atención integrada basada en sistemas que permita mejorar los resultados de salud logrando que los cuidados sean más eficientes y de mayor calidad.

Para el Dr. Jose Antonio Pérez Molina, miembro de la Junta Directiva de SEISIDA y especialista del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario Ramón y Cajal, uno de los principales motivos por los que el VIH sigue siendo un problema de salud pública es la falta de información y de recursos destinados a solucionarlo: “ha estado fuera del foco durante demasiado tiempo. De hecho, las nuevas generaciones no conocen el VIH ni tienen conciencia sobre esta infección como sucedía hace 20 años. Escasea la formación en salud sexual o ETS en los colegios y tampoco se realizan campañas de prevención e información. Todo esto deriva en un gran desconocimiento sobre esta enfermedad en las generaciones más jóvenes y una falta de sensibilización social sobre las medidas preventivas. Además, la gran mejoría en el pronóstico de la infección por VIH hace que los pacientes tengan que convivir con una enfermedad crónica durante muchos años, lo que implica un cambio drástico en el modelo de cuidados. El modelo actual ha quedado claramente desfasado”.

La Dra. Maria Luisa Montes, miembro de la junta directiva del Grupo de estudio del SIDA (GESIDA) y especialista del Área de Medicina Interna en la unidad de VIH en el Hospital Universitario La Paz, ha afirmado al respecto que “desde National Policy buscamos que el VIH vuelva a la agenda política y social y que se revise el modelo asistencial antiguo puesto que las circunstancias han cambiado y debemos adaptarlo a un modelo que considere la cronicidad. Desde GeSIDA, los profesionales hemos intentado abordarlo de la mejor manera posible, con mucha formación e intentando responder a las necesidades de los pacientes, pero echamos de menos un sistema de atención que proporcione a cada paciente lo que necesite, así como la actuación dentro de las administraciones”.

Para los expertos, una solución para ello sería aplicar las herramientas de estratificación de pacientes elaboradas por el grupo de especialistas que forman National Policy. “Está demostrado que este tipo de sistemas de clasificación tienen múltiples beneficios, tanto para los profesionales y pacientes como para las organizaciones, ya que permiten mejorar la atención y reducir la variabilidad clínica a la vez que se optimizan la utilización de recursos”, ha comentado la Dra. Montes.

Por último, los portavoces han apuntado que la pandemia de la COVID-19 ha ayudado a derribar barreras y a ser conscientes de que la colaboración entre los sistemas sanitarios y otras instituciones públicas es más necesaria que nunca y debe darse de manera ágil.

En este sentido, Toni Poveda, Gerente de la Coordinadora Estatal de VIH y SIDA (CESIDA), ha continuado diciendo que: “Tenemos que aprovechar la oportunidad que nos brinda este foro para tender, una vez más, la mano a los profesionales sanitarios, las sociedades científicas, los gestores sanitarios y las autoridades de Salud Pública para trabajar unidos ante el gran reto que nos plantea la cronicidad en el ámbito del VIH y conseguir el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas que viven con esta infección”.

Artículos relacionados