Menú Cerrar

De silencio = muerte a indetectable = intransmisible

Reyes Velayos, presidenta de CESIDA, recuerda que erradicar la serofobia es clave para que España cumpla con los Objetivos de Onusida para 2030.

Madrid. 01/12/21. Este año se cumplen cuatro décadas desde que se notificaron los primeros casos de lo que posteriormente se denominaría oficialmente como síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA). Desde sus inicios, la infección por VIH y el Sida trascendió lo biológico para convertirse en un fenómeno político y social con una alta carga moralizante, discriminatoria y estigmatizante que culpabilizaba a las personas afectadas.

“Durante estas cuatro décadas la respuesta al VIH se ha constituido como un catalizador en la conquista de los derechos humanos de las minorías y las poblaciones vulnerables. Por desgracia, en los últimos tiempos estamos observando el retorno de viejos discursos reaccionarios que atentan contra aquellos derechos que tanto costó alcanzar. Vivimos con preocupación el auge de ideologías machistas, homófobas, serófobas, transfóbicas y xenófobas, ante las que decimos desde la sociedad civil que no vamos a permitir ni un paso atrás”, ha declarado Reyes Velayos, presidenta de CESIDA, en el acto de conmemoración del Día Mundial del Sida durante el cual se ha procedido a la lectura del manifiesto en la explanada exterior del Ministerio de Sanidad.

En estos 40 años, cerca de 80 millones de personas han adquirido VIH y alrededor de 36 millones han fallecido a causa del sida. En nuestro país, más de 200.000 personas adquirieron el VIH de las que cerca de 60.000 murieron por causas relacionadas con el sida.

Avances en el VIH en España

En los últimos años en España se han dado pasos importantes en la repuesta al VIH. Por ejemplo, con respecto a la consecución de los objetivos 90-90-90 de ONUSIDA para 2020, según la última actualización del Continuo de Atención del VIH en España 2017-2019, un 87 % de las más de 150 mil personas con infección por VIH que hay en España conocería su diagnóstico, de estas el 97,3 % estarían recibiendo tratamiento y de las que reciben tratamiento el 90,4 % tendrían carga viral suprimida. “España ha alcanzado los dos primeros objetivos planteados por ONUSIDA y se ha quedado muy cerca de alcanzar el objetivo del porcentaje de personas que conocen su diagnóstico. Sin embargo, nos tememos ­—ya que los datos disponibles para 2020 sufren una alta tasa de infra notificación debido a la pandemia de la covid-19— que seguimos sin lograr reducir los casi 4.000 nuevos diagnósticos anuales y que las tasas de diagnóstico tardío siguen superando el 45 %”, ha declarado Ramón Espacio, Secretario General de CESIDA.

Desde CESIDA vemos imprescindible un replanteamiento del modelo de atención a la salud sexual dentro de nuestro sistema sanitario, adaptando los recursos a las necesidades actuales, creando servicios accesibles pensados para las necesidades de las personas y de la salud pública. “Necesitamos más clínicas de ITS (infecciones de transmisión sexual), que las que ya existen no tengan lista de espera, que se apoye el modelo de atención comunitario. Tenemos que reducir de forma drástica las tasas de diagnóstico tardío porque es, posiblemente, la mejor estrategia preventiva de que disponemos, y tenemos que acercar la PrEP a todas las personas que la necesitan”, explica la presidenta de CESIDA.

La salud pública como pilar fundamental

“La COVID-19 nos ha recordado que la salud pública es un pilar fundamental de la economía de cualquier país, que podemos hacer documentos y planes maravillosos, pero básicamente lo que necesitamos son recursos humanos y materiales y una mayor inversión en sanidad, garantizando el acceso público y universal, porque estamos todos en el mismo barco y, si se hunde, todos nos ahogamos. No entendemos como a estas alturas volvemos a tener problemas para vincular al sistema sanitario a personas con el VIH en situación administrativa irregular en la Comunidad de Madrid, sobre todo a las personas con VIH que ya estaban en tratamiento”, ha declarado Cristina Arcas, secretaria de CESIDA y enfermera en la ONG Salud Entre Culturas, donde se atiende a este colectivo.

Desde CESIDA, Reyes Velayos concluye que “tras 40 años de logros científicos en los que hemos conseguido transformar una enfermedad letal en una patología crónica el estigma y la discriminación asociados al VIH siguen patentes en nuestra sociedad. La presencia de ministras en actos como el homenaje que tuvo lugar el lunes en el Ministerio de Igualdad o el que ha tenido lugar esta mañana en el Ministerio de Sanidad siguen siendo importantes y necesarios y refuerzan nuestra labor desde el ámbito comunitario”.

Artículos relacionados