Menú Cerrar

La Conselleria de Salud balear y Alas firman un convenio para asesorar a pacientes con VIH y sus familiares en los hospitales

Será un servicio de uso voluntario, complementario y no sustitutivo de la asistencia sanitaria que el Servicio de Salud presta con sus medios propios y concertados.

La Asociación de Lucha Anti-Sida (Alas), entidad miembro de CESIDA, asesorará a los pacientes con VIH y a sus familiares en los seis hospitales públicos de Baleares en virtud del acuerdo firmado este miércoles con la Conselleria de Salud, que establece las condiciones de dichas intervenciones, que se realizarán mediante un equipo de profesionales formado por una psicóloga, una trabajadora social y voluntarios.
El convenio firmado por la consellera de Salud, Patricia Gómez; el director general del Servicio de Salud de las Islas Baleares, Juli Fuster, y el presidente de Alas, Joan Lluís Llull, regula la creación de una unidad de apoyo psicosocial a las personas infectadas y afectadas por el VIH y el sida y la colaboración con los responsables asistenciales de cada hospital en la atención integral de los pacientes.
Este será un servicio de uso voluntario, complementario y no sustitutivo de la asistencia sanitaria que el Servicio de Salud presta con sus medios propios y concertados, según informa el Govern en un comunicado.
Concretamente, entre las funciones del equipo psicosocial destaca la de “proporcionar herramientas terapéuticas dirigidas a favorecer la adaptación del paciente y/o sus familiares en el proceso de infección, enfermedad y tratamiento a nivel individual, familiar y/o grupal”.
Asimismo, el convenio contempla que el equipo realizará una tarea de “valoración, orientación e intervención y/o derivación ante posibles problemas de carácter psicológico y/o social que pudieran afectar a la convivencia y adaptación del paciente al VIH”. Igualmente, los profesionales favorecerán el contacto entre iguales mediante “pacientes expertos”.
El convenio, que regula las obligaciones de ambas partes, tendrá una vigencia de cuatro años y no supondrá ninguna obligación económica para el Servicio de Salud.
Agencias

Artículos relacionados