Menú Cerrar

España colabora en un proyecto para aumentar la supervivencia de pacientes con VIH en Guatemala

En Guatemala hay cerca de 58.000 personas infectadas por el virus y menos del 53 por ciento recibe tratamiento antirretroviral.
vacuna_vihLos Investigadores del laboratorio de Referencia de Micología del Centro Nacional de Microbiología, dependiente del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), comenzarán a finales de este año un proyecto de diagnóstico precoz de infecciones fúngicas para aumentar la supervivencia en pacientes con VIH en Guatemala.
Este proyecto, que tiene una duración de tres años y tiene una subvención de medio millón de euros, cuenta con la colaboración la Fundación GAFFI (Fondo de Acción Global para el Tratamiento y el Diagnóstico de las infecciones fúngicas).
La finalidad de esta iniciativa es disminuir la mortalidad en este colectivo mediante el diagnóstico y tratamiento de las infecciones oportunistas por hongos, centrándose en técnicas de diagnóstico rápido de enfermedades como la meningitis criptocócica, la histoplasmosis diseminada, la neumonía por ‘Pneumocystis’ y la ‘Aspergilosis’ pulmonar crónica tras tuberculosis, esta última responsable de la muerte de unas 700.000 personas anualmente en el mundo.
Para ello se fortalecerá el laboratorio de referencia Asociación de Salud Integral, se procederá a realizar un programa de capacitación para el diagnóstico y tratamiento de las infecciones fúngicas para el personal sanitario de las unidades de atención de VIH de Guatemala, se instaurará un registro nacional de infecciones fúngicas con datos de la incidencia y supervivencia de las infecciones fúngicas invasoras, y se planificarán medidas salud pública en base a la evaluación del programa.
El fundador del Laboratorio Nacional de Referencia de Micología en el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) y actual consejero de GAFFI, Disminución de la mortalidad, Juan Luis Rodríguez Tudela, explica que “el objetivo primario de este proyecto es demostrar que el diagnóstico precoz de las infecciones fúngicas en pacientes con VIH consigue una disminución de la morbilidad y mortalidad. La aplicación de estas medidas en un país pequeño como Guatemala nos va a permitir una fácil demostración de que estas medidas funcionan”.
En Guatemala hay cerca de 58.000 personas infectadas por el virus y menos del 53 por ciento recibe tratamiento antirretroviral. Además, las personas infectadas piden ayuda muy tarde por el rechazo que supone tener esta enfermedad en la sociedad, falleciendo prematuramente de infecciones oportunistas causadas por hongos “cuando con un diagnóstico y tratamiento adecuados podrían sobrevivir indefinidamente”.
La investigadora del Laboratorio de Micología del CNM, Ana Alastruey Izquierdo, estima que “este programa va a proporcionar los instrumentos necesarios para conseguir que los pacientes con infección por el VIH con una enfermedad fúngica tengan un diagnóstico y un tratamiento equivalentes a los que se ofrecen en los países más desarrollados del mundo”.
“Los resultados obtenidos con este proyecto van a proporcionar datos esenciales con los que mejorará la asistencia sanitaria de los pacientes con VIH en Guatemala y además servirán para desarrollar un modelo global que cambiará el pronóstico de este binomio mortal que es la combinación de VIH e infección fúngica”, ha señalado Alastruey.
La elección de Guatemala ha sido posible gracias a una alianza entre la Asociación de Salud Integral (ASI), una ONG que tiene la mejor unidad especializada de atención del VIH en ese país y que actúa como laboratorio de referencia para esta enfermedad, así como para el diagnóstico especializado de la tuberculosis, y la fundación GAFFI (Global Action Fund for Fungal Infections), promotora del proyecto.

Artículos relacionados