Menú Cerrar

“El arte es un medio terapeútico para que las personas afectadas se enfrenten a sus vivencias”

Exposición fotográfica DESSTIGMA VIH

La exposición virtual podrá verse a partir del 15 de octubre en la web de CESIDA y a partir del 10 de noviembre en la Facultad de Psicología de la Universidad Complutense.

DESSTIGMA VIH es una exposición virtual organizada por CESIDA con las mejores fotografías recibidas en el concurso que la organización ha promovido durante este verano gracias a la financiación del IRPF. A partir del 15 de octubre estará disponible la galería virtual en la web www.cesida.org/expoDESSTIGMA en donde se podrá votar las fotos favoritas.

DESSTIGMA VIH es una iniciativa que recoge la relación del arte con el VIH, que se estableció desde los primeros años de la epidemia donde grupos como Gran Fury, un grupo de trabajo de ACT UP New York, entendieron que el lenguaje artístico tenía un gran potencial de comunicación y denuncia. El hecho de que muchos artistas de aquellos años adquieran el VIH y en muchos casos fallecieran a causa de la infección contribuyó aún más a que se produjera esta sinergia. Desde el arte se han tratado muchos aspectos relativos a esta enfermedad y el estigma ha sido uno de los más importantes. “El arte es un medio terapéutico para que las personas afectadas se enfrenten a sus vivencias y por este motivo CESIDA ha impulsado este proyecto de transformación social”, explica Ramón Espacio, presidente de CESIDA y artista. “Cumplen la doble función de brindar una oportunidad de expresarse a las personas con VIH y su relación con el estigma o el auto estigma, así como de hacer llegar al público a través de expresiones estéticas una realidad que desgraciadamente sigue estando presente”, declara Espacio.

La exposición DESSTIGMA VIH ahonda en el tema del estigma y auto estigma de la mano de participantes como Carmen Vela cuya foto habla del sufrimiento y la soledad que ha padecido. También Aranzazu Barrero aborda la represión sufrida en su fotografía titulada “Las tres consecuencias” en relación al proverbio “oír, ver y callar”, por haber llevado su condición de seropositiva en silencio durante muchos años.

María José Fuster, directora de SEISIDA (Sociedad Española Interdisciplinaria del SIDA), profesora de la UNED y jurado del concurso lo tiene claro. “Las personas con VIH interiorizan el estigma con tal sentimiento de culpa que sienten vergüenza de sí mismos. Eso sólo potencia la visión negativa que la sociedad tiene de la infección”. Fuster es doctora en psicología y ha escrito numerosos artículos sobre el estigma y el auto-estigma. “Yo lo digo con orgullo: vivo con el VIH, y el efecto que produce en la otra persona es completamente diferente. Hay que empoderar a los afectados y capacitarles para ser visibles”.

Desde el área de participación comunitaria del Comité antisida de Valencia, María Oliver, trabajadora social, ha usado el concurso de fotografía DESSTIGMA VIH como punto de partida para realizar varios talleres sobre el estigma y discriminación asociada al VIH desde el arte. El resultado de los participantes puede verse en la exposición, fotos frescas y directas que nos hablan de la vivencia del rechazo y de las barreras sociales, pero también de la esperanza y de la necesidad de quererse a uno mismo.

“Socialmente es indudable el valor enriquecedor que tiene abrir espacios participativos para la creación de códigos y referentes visuales que ayuden a entender situaciones de conflicto o marginación”, declara Luis Nogerol, activista LGTBI en Lambda Valencia, fundador de Culturama y miembro del jurado de la exposición. Por su parte, Pepe Miralles, artista visual y profesor de la facultad de Bellas Artes de Valencia y jurado del concurso matiza que “la cuestión está en qué tipo de arte puede ayudar a terminar con el estigma. Cualquier imagen puede hablar sobre el estigma, pero el proceso sería más efectivo si esas imágenes generaran acciones. Ver una imagen de una persona con un lazo rojo no es suficiente. Las imágenes deben provocar la reacción cotidiana y colectiva”.  Miralles concluye que proyectos como este son muy importantes “si llegamos hasta los “lugares” en los que se genera el estigma. Hay que llevar todo esto a la escuela, a primaria”.

A primaria todavía no ha llegado esta exposición, pero sí a la universidad. Todas las fotos de la galería compondrán la muestra que podrá verse a partir del 10 de noviembre y hasta finales de diciembre en la Facultad de psicología de la Universidad Complutense de Madrid, gracias a la colaboración de la cátedra UCM – Grupo 5 Contra el Estigma.

 Desde la cátedra Contra el Estigma, de la UCM y Grupo 5, consideran que “la fotografía como lenguaje artístico es una herramienta muy eficaz para hacer visibles las distintas realidades que existen y con las que tenemos que aprender a convivir, respetar e incluir”. Una de las actividades clave de esta cátedra es apoyar la cultura contra el estigma, además de realizar investigaciones y vincular el ámbito académico con el aplicado para realizar acciones que cambien la mirada en la sociedad hacia los colectivos que se encuentran estigmatizados. “Para nosotros la alianza con CESIDA en el impulso de la exposición DESSTIGMA VIH es muy positiva para generar oportunidades para las personas que tienen VIH y romper estereotipos. En definitiva, seguir sumando”, concluye Jesús Saiz, miembro de la cátedra Contra el Estigma.

Artículos relacionados