Menú Cerrar

CESIDA pide sentar las bases para conseguir cero transmisiones de VIH en 2020

La Coordinadora estatal de VIH y sida se suma a la estrategia de ONUSIDA 90-90-90. La implicación de todas las instituciones y agentes sociales es fundamental. “Es necesario añadir a esta estrategia la lucha contra el estigma y la discriminación, ya que estamos ante éxitos en lo científico y no tantos en lo social”.
logo_cesida
Manifiesto de CESIDA por el 1 diciembre de 2014
Con motivo del Día Mundial del Sida, la Coordinadora estatal de VIH y sida se une a la comunidad internacional, encabezada por el Programa Naciones Unidas para el Sida – ONUSIDA, que plantea como objetivo llegar al año 2020 con cero transmisiones por VIH.
El objetivo del Programa de Naciones Unidas para el Sida se ha marcado la estrategia que sigue la regla del 90-90-90, que responde a conseguir en el año 2020 que el 90 % de las personas con VIH estén diagnosticadas, que de éstas, el 90 % reciba tratamiento antirretroviral y que el 90 % de éstas presente carga viral indetectable.
Para lograr este objetivo desde CESIDA acuerdan que es necesario que el Gobierno español se implique de pleno, y lamentan que esta implicación es cada vez menor, ya que desde el Plan Nacional sobre el Sida (PNS) ha dejado de ejercer su papel de liderazgo estatal que tenía antes de su reestructuración en 2012, cuando perdió peso político dentro del organigrama del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (MSSSI).
CESIDA denuncia que desde hace 2 años se sigue sufriendo una descapitalización económica y humana, y paralizando numerosas estrategias e intervenciones de educación, investigación, prevención, vigilancia epidemiológica y atención sanitaria, “con esta dejadez del Gobierno nos estamos alejando del objetivo internacional de ONUSIDA, volviendo al pasado, a pesar de la paradójica campaña del ministerio presentada hace unos días con el lema ’El sida no es algo del pasado. Tenlo presente’ ”, denuncia Juan Ramón Barrios, presidente de CESIDA.
Barrios añade que es necesario que la lucha contra el estigma de personas que viven con VIH esté presente de manera transversal a los objetivos de ONUSIDA ya que, “podemos afirmar que nos encontramos ante un periodo exitoso en el ámbito científico, que sin embargo se encuentra acompañado de un fracaso en el ámbito social: el estigma y la discriminación asociada al VIH y al sida continúan como realidades que impiden y/o dificultan el control de la pandemia y puede poner en riesgo los objetivos marcados por la Comunidad Internacional, los profesionales sanitarios y las propias organizaciones de VIH y sida”.
Las recomendaciones internacionales establecen que sin la participación de la sociedad civil, muchas de las estrategias y de los objetivos previstos por los países y la comunidad internacional para responder al VIH son inalcanzables, puesto que la experiencia, capacidad, compromiso, trayectoria y proximidad de las ONG a las poblaciones más vulnerables son de suma importancia para la formulación de la política nacional y para el desarrollo más fuerte de los sectores de la salud.
CESIDA

Artículos relacionados