Menú Cerrar

CESIDA denuncia que España carece de un Plan Estratégico contra la hepatitis C

El PP ha rechazado que la ministra de Sanidad explique en el Congreso de manera urgente sus planes sobre la financiación de las nuevas terapias frente a la hepatitis C
Actualmente se estima que en España unas 500.000 personas están afectadas de manera crónica por hepatitis C, de las que sólo un 34 % conoce su diagnóstico.
A pesar de estos datos tan preocupantes, el Partido Popular no considera suficiente razón para que la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, en el Congreso de los Diputados explique sus planes sobre la financiación de los nuevos tratamientos frente a la hepatitis C, durante la reunión de la Diputación Permanente, tal como había solicitado el PSOE e Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) en comparecencia extraordinaria de la ministra.
“Es alarmante esta falta de interés por parte del ministerio de Sanidad hacia las personas que viven con el virus de la hepatitis C en España y en no querer diagnosticar a las casi 330.000 personas que se estima están infectadas y todavía no lo saben. No podemos permitir que el Gobierno de España carezca aún de un Plan Estratégico contra este virus, donde no sólo se trabaje por el tratamiento sino por la prevención y la detección”, denuncia Juan Ramón Barrios, presidente de CESIDA.
Uso compasivo
“Igualmente lamentable e inadmisible es el hecho de que ciertas Comunidades Autónomas estén incumpliendo su responsabilidad de proporcionar tratamiento alegando el elevado coste del medicamento para tratar a estos pacientes”, añade Barrios.
El Gobierno de España no dio su apoyo hace unos días en Bruselas a la iniciativa de Francia de crear una plataforma europea específica para combatir el elevado precio de uno de los nuevos medicamentos más prometedores frente a la hepatitis C alegando que, hasta la reunión convocada por la Comisión Europea y la presidencia europea, los países no habían tenido ocasión de posicionarse oficialmente ante la propuesta planteada por Francia.
A partir de octubre, los 28 países miembros de la Unión Europea han quedado en convocar a un grupo de expertos para concretar posibles acciones para que los pacientes puedan acceder a precios razonables a los tratamientos de última generación.

Artículos relacionados