Menú Cerrar

Popular antialérgico sería una opción contra la hepatitis C

“Se trata de un trabajo experimental realizado sólo en ratones“.
antihistaminico_hepatitisCUn popular antialérgico, que se vende sin receta en farmacias para aliviar la tos, los estornudos y las secreciones nasales también puede tratar la hepatitis C, una infección crónica del hígado, informaron investigadores ayer miércoles.
El económico antihistamínico, llamado clorciclizina HCI, contrata con los recientes tratamientos antivirales que por primera vez pueden curar la hepatitis C, pero a un coste de al menos 8.000 dólares para un tratamiento de cuatro meses.
Como cerca de 185 millones de personas en el mundo sufren de hepatitis C, y la enfermedad puede derivar en cáncer y cirrosis hepática, la idea de dar un nuevo uso a este viejo fármaco da esperanzas sobre todo a los pacientes de Asia y África, donde la enfermedad es endémica.
Para el estudio, que fue publicado en la revista Science Translational Medicine, los investigadores analizaron una biblioteca de fármacos ya aprobados por la FDA (la agencia estadounidense que regula los medicamentos) para buscar entre ellos candidatos que podrían ser útiles en la lucha contra la hepatitis C. Hallaron que la clorciclizina HCI, que fue aprobada hace cinco décadas, bloquea la infección de la hepatitis C porque evita que el virus ingrese a las células del hígado.
Los estudios en ratas de laboratorio que tenían células humanas mostraron que el fármaco puede bloquear el virus y no genera resistencia, un problema común en los tratamientos de hepatitis C. El medicamento funcionó bien junto otros fármacos contra la hepatitis C. Los hizo más efectivos.
Como este fármaco, también conocido como CCZ, ya ha mostrado ser seguro para los humanos, los investigadores pidieron que se inicien los estudios clínicos en humanos. “Gracias a su establecido perfil clínico como una medicación segura contra la alergia, su bajo precio y su simple estructura química, el CCZ es un candidato prometedor para reutilizar el fármaco y desarrollarlo más como un agente efectivo y accesible para tratar la infección HCV”, señaló el estudio.
Una vez finalizado el estudio, los autores observaron que este fármaco había sido capaz de bloquear en fases iniciales la infección por hepatitis C. Se había introducido en las células humanas infectadas, previamente injertadas en los ratones. Al entrar en ellas evitaba su replicación. El mecanismo de los fármacos actuales, argumenta José Luis Calleja, hepatólogo del Hospital Puerta Puerta de Hierro de Madrid, “consiste en inhibir una de las enzimas implicadas en la multiplicación del virus“.
“El resultado fue similar al de los antivirales que se utilizan hoy en día”, señalan responsables del trabajo en su artículo. Actúa como “un potente inhibidor del virus”, puntualizó Anton Simeonov, director científico del Centro Nacional del NIH para el Avance de las Ciencias Traslacional (NCATS), que colaboró en el estudio. “La identificación de nuevos usos de medicamentos ya aprobados puede ser la ruta más rápida y barata del tratamiento de enfermedades para las que no estaban indicados”.
No obstante, conviene ser cautelosos. Como subraya José Luis Calleja, “se trata de un trabajo experimental realizado en ratones“. Las combinaciones de medicamentos actuales, continúa, son “muy buenas, eficaces en más del 95% de los pacientes, en tan sólo 12 semanas, casi sin efectos secundarios y que además son aplicables a la mayor parte de la población infectada”. Lo que aportaría la opción del estudio es la posibilidad de “abaratar los costes del tratamiento”.
En la misma línea, el director del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK), Griffin Rodgers asevera: “La investigación de los NIH es vital para encontrar soluciones creativas para algunos de los problemas más graves de la salud pública”. Y agrega: “Clorciclizina hidrocloruro podría proporcionar una alternativa asequible a las opciones costosas, especialmente en las comunidades de bajos recursos donde la infección de la hepatitis C está muy extendida”.
“A pesar de que la hepatitis C es una enfermedad curable, existe una necesidad insatisfecha de medicación eficaz y a la vez asequible”, remarca Jake Liang, principal investigador del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK). “clorciclizina hidrocloruro es un candidato prometedor para una fase del tratamiento de esta enfermedad, potencialmente mortal”.
En vista de los resultados, los investigadores se plantean un siguiente paso: estudiar cómo actúa este fármaco en humanos. “Nadie debe tomar clorciclizina hidrocloruro para tratar su hepatitis C hasta que se demuestre que clorciclizina hidrocloruro puede ser utilizado con seguridad y eficacia para ese propósito,” advierte Liang.
Agencias y El Mundo

Artículos relacionados