Menú Cerrar

#YNMO #EstigmaCero ¿Puede una persona con el VIH compartir su piso con otra fácilmente?

CESIDA, GeSIDA, SEISIDA y ViiV Healthcare han realizado un experimento social para saber si vivir con VIH sigue siendo, a día de hoy, un estigma.

En Madrid, a 2 de junio de 2022. La sociedad ha avanzado en muchos sentidos durante los últimos años y estamos cada vez más concienciados con temas como la inclusión y el bullying. Pero ¿qué pasa con el VIH? ¿Sigue habiendo estigma asociado a esta infección?

GeSIDA, SEISIDA y CESIDA, cuyo objetivo es promover y difundir conocimiento en diferentes ámbitos de la infección por VIH, junto con ViiV Healthcare, laboratorio farmacéutico global 100% especializado en VIH, han lanzado un experimento social para dar respuesta a esta pregunta con la colaboración con la agencia de publicidad Sra. Rushmore. La acción se inició publicando, en pleno boom inmobiliario, el anuncio de un piso compartido con unas condiciones inmejorables: céntrico, luminoso, espacioso… Un auténtico gancho.

Enseguida empezó un aluvión de llamadas de personas que solicitaban más información porque estaban interesadas en la vivienda. El encargado de atenderlas fue Daniel Cortez: tiene el VIH. Daniel es médico y además, está muy comprometido con el activismo social, habiéndose especializado en VIH y salud sexual.

En cada llamada, Daniel describía detalladamente las características de la vivienda y en cada conversación comentaba a sus interlocutores: “El piso es una maravilla, lo único… quería comentarte que yo tengo VIH”. En las primeras reacciones hubo personas que manifestaron sus miedos, dudas, o rechazos, pero la mayoría no planteó objeciones respecto a convivir con una persona con VIH.

No obstante, cuando llegó el momento de agendar una cita para ver el piso percibimos un indiscutible cambio de actitud en los interesados… y es que el 81% de las personas que tenía intención de visitar el piso nunca volvió a llamar, cuando compartir piso no es una vía de transmisión. Compartir piso supone un riesgo cero para infectarse del VIH.

Estos resultados nos llevan a reflexionar y preguntarnos: ¿ya no tenemos prejuicios respecto al VIH o solo somos una sociedad más amable? La realidad es que los prejuicios en torno al VIH siguen existiendo. Especialmente, cuando las personas se encuentran ante la hipotética situación de compartir intimidad con una persona con VIH. Porque, tal y como afirma, José Antonio Pérez Molina, médico especialista en enfermedades infecciosas: “No es lo mismo hablar por teléfono con tus prejuicios que levantarte con ellos por la mañana”.

Lo confirma Mª Luisa Montes, médico especialista en enfermedades infecciosas: “Tenemos una mayor educación frente al VIH, pero no más comprensión ni más empatía con lo que supone la enfermedad”.

Objetivo:#EstigmaCero
Con esta campaña GeSIDA, SEISIDA, CESIDA y ViiV Healthcare, quieren poner de manifiesto la importancia de educar e informar a la sociedad para derribar el estigma en torno al VIH.

Este experimento social nos invita a ponernos en la piel de todas las personas con VIH, ya que refleja una de las muchas situaciones cotidianas en las que se sienten discriminadas. Por ello, es indispensable que la sociedad conozca y pueda discernir entre los riesgos reales y los mitos sobre el VIH. Para continuar avanzando hacia el #estigmacero es imprescindible seguir informando y derribando falsas creencias sobre el VIH.

Inés Hernand, Fernando Tejero, Roberto Leal o Pablo Chiapella son algunos de los perfiles públicos que se han sumado a esta causa para visibilizar esta campaña y contribuir a acabar con el estigma.


Porque sin la información adecuada, es fácil dejarse guiar por losprejuicios y los miedos. ¿Verdad? O, si no, te animamos a cuestionarte… ¿Tú hubieses vuelto a llamar para reservar el piso? ¿Y si fuese un familiar quien llamase para alquilarlo? ¿Cómo hubieses actuado?

Sigamos avanzando por el#EstigmaCero #YoNoMeOlvido

¿Qué es el estigma? ¿Dónde nace y cómo acabar con él?

El estigma es la huella que las falsas creencias, actitudes y comportamientos dejan en la persona con VIH. Esta discriminación no solo afecta a las personas con VIH, sino también a aquellas con las que se relacionan: familiares, amistades, profesionales que las atienden, etc. 
Toni Poveda, director de CESIDA, lo corrobora: “el VIH sigue siendo la infección más estigmatizada”.

El origen de estos prejuicios suele estar en la falta de conocimiento sobre la infección y sus vías de transmisión. Los mitos propician el temor a contraer la infección y el rechazo a las personas con el virus. En consecuencia, las personas con VIH deciden ocultar su infección y esto deriva en una invisibilidad que incrementa aún más el desconocimiento sobre la misma y deteriora la salud y la calidad de vida de estas personas.

Ricardo Moreno, director general de ViiV Healthcare, afirma: “Los mitos sobre todo se refieren a las creencias erróneas sobre que es una infección propia de ciertos colectivos, a que es una enfermedad de un colectivo, y de que puede transmitirse de forma fácil, por contacto social. También al miedo porque hasta hoy es una infección que no tiene curación y que está fuertemente asociada con la muerte por la gravedad que revistió especialmente antes de los tratamientos actuales”.

Por este motivo, la información cobra un papel fundamental en la desestigmatización del VIH. “El desconocimiento es la causa principal del estigma, yo personalmente creo que el VIH es el virus del silencio”, declara Daniel Cortez, protagonista de la campaña.

También lo confirma Mª José Fuster, directora ejecutiva de SEISIDA: “En el VIH hay diferentes predictores del estigma, pero uno muy importante es el miedo, que en parte se fundamenta en creencias irracionales o incorrectas sobre las vías de transmisión”.

Según el Informe Integración laboral de las personas con VIH de FIPSE, Un 70% no ha dicho ni a sus compañeros ni a sus empleadores que vive con VIH.